Saltar al contenido

Pasivo

El pasivo son las deudas y obligaciones que una persona o empresa tiene con diversos acreedores, ya sean bancos, proveedores, empleados, entre otros. Este hace referencia a todas las obligaciones que tiene una persona, ya sea física o jurídica, con sus acreedores. Por ejemplo, el pasivo puede ser el pago de los impuestos o el salario de los trabajadores.

Se podría concluir que este es todo lo contrario al activo, ya que el activo son todos los bienes y derechos de una empresa y el pasivo son todas las deudas y obligaciones que la misma posee.

De acuerdo a esto, en el pasivo están incluidas todas las deudas y obligaciones que tiene una empresa, como pagarés, salarios de los trabajadores, impuestos, compromisos de pago, etc.

Además estas deudas u obligaciones denominadas pasivo forman parte de los tres componentes del balance general. Los otros dos elementos son el activo y el patrimonio neto.

Es importante recordar que el pasivo se descuenta del patrimonio neto de la persona o empresa, puesto que es una salida de capital, sin importar si son inversiones o directamente pérdidas.

Al ser los pasivos deudas u obligaciones, las empresas procuran pagarlos rápidamente para adquirir solvencia, ya que eso será de ayuda para el historial crediticio y otros trámites financieros.

Características de los pasivos

  • Son cualquier clase de préstamo que solicita una empresa para mejorar su negocio y el pago puede ser a corto o largo plazo.
  • La mayoría de los pasivos se financian con los activos de la empresa.
  • Están conectados de forma directa con las actividades de la empresa.
  • Se pueden liquidar a través del capital.
  • Son una responsabilidad contractual para la empresa, es decir, una relación jurídica contractual.
  • Los pasivos se generaron por hechos acontecidos en el pasado, pero a la vez resultan siendo deudas del presente para la empresa.

Tipos de pasivos

Los pasivos se dividen en varios tipos:

Pasivo exigible

Este tipo de pasivo agrupa el total de las deudas que tiene la empresa, estén documentadas o no, por lo cual son de financiación ajena. Estos se clasifican de acuerdo al tiempo en que se deben pagar, ya sea a corto o largo plazo, dependiendo de la fecha que la empresa haya pactado con los acreedores.

  • Pasivos a corto plazo: Son obligaciones que tienen un tiempo de vencimiento mayor a doce meses desde la fecha en que se realiza el balance general.
  • Pasivos a largo plazo: Son deudas que, por lo general, son pagadas dentro del ciclo normal de la empresa. Es decir, en un tiempo menor a doce meses.

Pasivo no exigible

Esta clase de pasivos son las reservas y fondos de la empresa. No obstante, la empresa no los puede utilizar, puesto que pertenecen a los accionistas, quienes tampoco lo pueden exigir. Sin embargo, algunos contadores opinan que este tipo de pasivo no existe.

Pasivo contingente

Es una obligación que sucedió en el pasado de la empresa y tiene la posibilidad de hacerse efectiva o no, pues todo depende de diversas condiciones.

Ejemplos de pasivos

  1. Deudas que tiene una empresa a largo plazo con entidades de crédito, ya sean bancos u otro tipo de entidades financieras. Generalmente esa clase de obligaciones tienen más de doce meses de plazo, por lo cual se consideran pasivos a largo plazo.
  2. Los impuestos que la empresa le debe pagar al Estado por diversos conceptos.
  3. Los préstamos hipotecarios también hacen parte de los pasivos, puesto que es una deuda que se adquirió en el pasado, pero que la sigue manteniendo en el presente la persona o empresa.

Relación entre activo, pasivo y patrimonio neto

El patrimonio es la suma de las inversiones de los accionistas de la empresa; eso sí, previamente se deben descontar los pagos operativos y las pérdidas. Por otro lado, el patrimonio neto son los medios de financiamiento propios que poseen una persona o empresa. Es decir, son las fuentes internas y no pertenecen a otras personas u organizaciones, más conocidos como acreedores.

En pocas palabras:

  • El activo son todos los bienes y servicios que posee la empresa y pueden ser utilizados en el futuro para obtener beneficios.
  • El pasivo y el patrimonio neto son las fuentes de financiación de la empresa, ya sea externa (pasivo) o interna (patrimonio neto), con las que podrá iniciar un nuevo proyecto.

¿Cómo calcular el pasivo?

Para calcular el pasivo es necesario sumar todos los activos de la empresa, es decir, los activos corrientes y los no corrientes.

Luego es necesario conocer el patrimonio, que como se dijo anteriormente es la inversión de todos los accionistas de la empresa. También es conocido como capital social. Al patrimonio se le deben sumar las ganancias acumuladas y no distribuidas para obtener el patrimonio neto. Finalmente, se debe restar el patrimonio neto a los activos para obtener el pasivo.

Por ejemplo:

Los activos de una empresa son: $3.000 (activos corrientes) y $5.000 (activos no corrientes). Por lo que al sumar los dos, el resultado es de $8.000, es decir, ese es el número total de activos de la empresa.

El patrimonio es de $2.000 y los resultados acumulados son $1.000. Por lo cual $3.000 sería el patrimonio neto de la empresa.

Para obtener el pasivo es necesario restar el patrimonio neto a los activos, por lo cual el cálculo quedaría así:

$8.000 – $3.000 = $5.000

Según ese cálculo, el pasivo de la empresa es de $5.000, es decir, ese número son los recursos ajenos de la empresa, mientras que $3.000 son los recursos propios o patrimonio.