Saltar al contenido

Nuda propiedad

La nuda propiedad es un derecho en el cual una persona puede vivir en su casa sin necesidad de que sea suya como tal.

Este derecho es el más indicado para las personas que quieren tener un ingreso extra y que no tienen herederos. Por ejemplo, los adultos mayores suelen ser quienes lo utilizan.

Cuando una persona adquiere una propiedad, a esto se le conoce como pleno dominio.  Así, este se divide en el usufructo vitalicio y la nuda propiedad. Si la persona llega a vender la nuda propiedad, entonces tendrá el derecho de vivir en el lugar durante lo que le reste de vida.

En otras palabras, la nuda propiedad es el derecho que posee una persona sobre algo, pero solamente es el propietario. No obstante, a pesar de tener el dominio, no tiene la posesión, ya que la propiedad es cedida mediante el derecho de usufructo.

Características

  • La nuda propiedad, junto al usufructo vitalicio, hace parte del pleno dominio, que lo que adquiere una persona cuando compra una propiedad. Si una persona vende la nuda propiedad, entonces solo dispondrá del usufructo de la vivienda.
  • Este derecho no significa que una persona tendrá la posesión inmediata de una cosa, ya que solo adquirió su propiedad, mas no el usufructo, el cual pertenece a otra persona.
  • Cuando el usufructo finalice, el nudo propietario podrá disfrutar por completo de la vivienda o el objeto que haya adquirido.

Tipos

Se divide en dos clases, que son:

Venta de nuda propiedad con usufructo vitalicio

Es la clase de derecho más común y con la que el vendedor tiene la opción de utilizar y disfrutar la vivienda hasta su muerte. Eso quiere decir que aunque la persona venda su vivienda, posee el derecho de vivir en ese sitio por el resto de su vida.

Venta de nuda propiedad con usufructo temporal

En este tipo de derecho el vendedor utilizará y disfrutará su vivienda únicamente durante un tiempo determinado. A diferencia del usufructo vitalicio, en el cual el vendedor puede disfrutarla durante toda su vida.

El nudo propietario

Este es el dueño del bien; sin embargo, no lo puede disfrutar, puesto que existe el limitante de usufructo, que es el derecho que tiene otra persona de usarlo y disfrutarlo.

El usufructo no es un derecho indefinido, pues tiene un término, que puede ser a término fijo o hasta la muerte del usufructuario, en el caso de que sea usufructo vitalicio. Eso quiere decir que cuando el usufructo concluya, el nudo propietario volverá a poseerlo por completo.

Derechos del nudo propietario

Los principales derechos son:

  • Posee el derecho de propiedad del bien, aunque no tendrá el derecho de usarlo y disfrutarlo.
  • Puede disponer del bien, ya que el usufructo se mantiene, pero puede vender su nuda propiedad en cualquier momento. En caso de que eso suceda, el nuevo propietario debe respetar el derecho de usufructo.
  • Cuando el usufructo concluya, el nudo propietario tiene el derecho de recuperar el bien en buen estado. Es decir, tal cual como estaba al inicio.
  • Realizar mejoras a la propiedad para que la misma mejore; eso sí, no puede afectar al usufructuario de ninguna forma.
  • El nudo propietario podrá hipotecarse la nuda propiedad, por lo cual podrá pedir préstamos hipotecarios sobre esa vivienda.

Obligaciones

  • Respetar el derecho de usufructo que tiene otra persona sobre el bien. Eso quiere decir que el nudo propietario no podrá alterar o perturbar la vida e integridad del usufructuario.

En el caso de que el nudo propietario desee realizar alguna mejora a su bien, deberá acordar una fecha con el usufructuario.

  • Debe encargarse de las mejoras que precise el bien. Eso sí, para que eso ocurra, el nudo propietario tiene que acordar una fecha con el usufructuario.
  • El nudo propietario debe pagar los impuestos y tributos que le correspondan, según lo acordado con el usufructuario.
  • Debe responder ante el usufructuario si por algún motivo la vivienda es embargada o es vendida de manera judicial para solventar alguna deuda.

Ejemplo

El Señor Perez es dueño de una propiedad y decide alquilarla. En este ejemplo Perez sería el nudo propietario, puesto que posee el derecho de disponer de esa propiedad, ya sea para venderla o hipotecarla.

Por otra parte, el derecho de usufructo lo conserva la Señora Ramirez que paga el alquiler de dicha propiedad. En este ejemplo, el contrato de alquiler pautado entre el Señor Perez y la señora Ramirez es a término fijo. El usufructuario únicamente tiene los derechos de uso y fructo sobre el inmueble (es decir, la propiedad), pero no puede venderla o destruirla, ya que el dueño; es decir el señor Perez, quien es el nudo propietario, es la persona que mantiene esos derechos.