Saltar al contenido

Liquidez

La liquidez es la capacidad que posee un activo de ser convertido en dinero de forma rápida, es decir, en corto plazo. Cuando se realiza este proceso, los activos no se devalúan. Conforme el activo tarde menos tiempo en convertirse en dinero, más líquido será.

Cuando un mercado se le llama líquido, quiere decir que en él que se realizan muchas transacciones en un período de tiempo, ya sea un día, una semana, etc., por lo cual es sencillo convertir los activos en dinero.

Características principales de un activo líquido

  • La liquidez de un activo puede ser a corto plazo (meses) o a largo plazo (años).
  • Se pueden vender de forma rápida.
  • Los activos líquidos se pueden poner en venta en cualquier momento; sin embargo, eso no garantiza que se venda al instante, puesto que eso depende del tipo de activo.
  • El activo líquido, a pesar de que se vende rápidamente, puede llegar a tener pérdida de valor puesto que, por ejemplo, un inmueble puede depreciarse en cualquier momento.

Tipos de liquidez

Los tipos de liquidez más frecuentes son:

  • Liquidez adelantada: Es el tipo de liquidez que es posible obtener sin necesidad de ser parte de la empresa. Es decir, los préstamos, las tarjetas de crédito, etc.
  • Liquidez inmediata: Cuando el dinero se obtiene de manera inmediata sin necesidad de realizar muchas acciones. Por ejemplo, los depósitos bancarios o el dinero en efectivo.
  • Liquidez a mediano plazo: Es el dinero que se hace en efectivo en un período de 1 a máximo 4 meses. Un ejemplo de liquidez a mediano plazo son los certificados financieros, los fondos de inversión, etc.
  • Liquidez a largo plazo: No tienen un período definido de tiempo, ya que pueden variar entre 5 meses o incluso varios años. Es el tipo de liquidez que tiene la posibilidad de tener pérdidas a pesar de que se pueden vender, por lo que nada garantiza que haya ganancias. Por ejemplo, los bienes inmuebles.

Tipos de activos según su liquidez

Los activos financieros se clasifican de diversas maneras según su liquidez:

  • Dinero en efectivo: Es el tipo de activo que está representado en las monedas y billetes. Es el activo más líquido que existe, puesto que es dinero en efectivo y es posible intercambiarlo por bienes y servicios de todo tipo.
  • Dinero en la banca: Cualquier clase de depósito bancarios, como los de ahorro o los de plazo.
  • Pagarés de empresa: Son activos que los emiten las empresas privadas.
  • Deuda pública a corto plazo: Es la clase de deuda que se emite con un tiempo de vigencia menor a un año o lo que es igual a doce meses. Es representada mediante las letras del Tesoro.
  • Deuda pública a largo plazo: Se encarga de financiar los gastos que surjan de forma extraordinaria. Su duración puede variar de acuerdo a varios factores, algunas veces llegando a ser ilimitada o deuda perpetua.
  • Renta fija: Es la deuda que es emitida por las empresas privadas.
  • Renta variable: Todo tipo de activos, como las acciones de una empresa o los derivados financieros.

Ejemplos de liquidez

  • Los bienes inmuebles de una persona, ya sea física o jurídica, es un activo considerado de poca liquidez. La razón principal por la cual ese tipo de inmuebles son de poca de liquidez es porque para venderlos, la mayoría de veces, se debe esperar un tiempo superior a un año.
  • Una caja fuerte perteneciente a una organización se considera como un activo de alta liquidez, puesto que se puede convertir rápidamente en dinero en efectivo cuando la empresa lo requiera.

Relación entre liquidez y solvencia

La liquidez y la solvencia son dos indicadores muy importantes que permiten conocer la sostenibilidad y solidez de una empresa. Para conocer más acerca de las finanzas de una empresa es necesario analizar su liquidez y solvencia, puesto que serán de gran ayuda. Estas son importantes en casos como:

  • Al expandir una empresa, ya que si no se tienen esos datos, será muy difícil realizar eso.
  • La inversión de nuevos fondos para beneficio de la empresa.