Saltar al contenido

Inferencia

La inferencia, también conocida como estadística inferencial, es la parte de la estadística que abarca los procedimientos y métodos para hacer inferencias acerca de una población, tomando como referencia los datos generados por la estadística descriptiva.

En la estadística inferencial son importantes los datos que arroja la estadística descriptiva, que es la otra rama de la estadística que se encarga organizar y describir los datos para facilitar su uso.

La palabra inferencia significa como tal, extraer conclusiones o juicios acerca de ciertos supuestos. Es decir, en el caso de la inferencia estadística, ésta se encarga de generar juicios a partir de unos datos.

El principal objetivo es generar conclusiones destacadas para que el estadista pueda realizar mejores deducciones acerca de una totalidad.

Tipos de inferencia

Se divide en dos clases, las cuales son:

Pruebas de hipótesis

Es el tipo de inferencia en el que se ponen a prueba las hipótesis sobre una población. Es decir, se colocan en práctica las conclusiones acerca de la población en base a los datos obtenidos por la muestra.

Intervalos de confianza

Son los rangos de valores que se encuentran en la muestra de una población y que permiten identificar características desconocidas y relevantes sobre la misma. Estos poseen una naturaleza aleatoria, por lo cual permite reconocer un margen de error presente en un análisis estadístico inferencial.

Métodos de la inferencia estadística

La estadística inferencial necesita de algunas bases para que las deducciones y conclusiones elaboradas a partir de los datos sean óptimas. Los métodos que se emplean en la inferencia estadística son:

  • Planteamiento del problema: Los problemas de inferencia estadística, la mayoría de veces, comienzan con algunas preguntas, tales como: ¿Se parecen las dos poblaciones de un determinado lugar? En esta etapa, al ser la inicial, la población, las variables, la característica a estudiar, etc., son definidas.
  • Elaboración de un modelo: En el supuesto de que se establezca un modelo teórico, entonces el procedimiento se debe replantear para que sea posible llegar a una conclusión lógica.
  • Extracción de la muestra: Es la fase en la que se emplean diseños experimentales o técnicas de muestreo para recolectar información de un pequeño porcentaje de la población.
  • Tratamiento de los datos: En esta etapa se eliminan los errores que hayan surgido durante la extracción de la muestra, además de depurarse la misma. Igualmente, se tabulan los datos y se calculan los valores, los cuales serán usados en las fases siguientes.
  • Estimación de los parámetros: Se emplean diversas variables para predecir lo que serían los parámetros de la población.
  • Contraste de hipótesis: Es una etapa en la que se utilizan técnicas que hacen posible simplificar el modelo matemático mediante el análisis.
  • Conclusiones: Es la fase final en la cual se critica el modelo y realiza un balance de todo lo estudiado en las distintas fases de la estadística inferencial. Esas conclusiones servirán para tomar decisiones o realizar predicciones.

Los métodos de la inferencia estadística se pueden realizar en un gran número de ocasiones, ya que cada vez que se haga será posible conocer mejor la población, al igual que las características de estudio.

Diferencias entre la estadística descriptiva y la inferencial

La diferencia más destacada entre la estadística descriptiva y la inferencial es que la primera se encarga de ordenar y clasificar los datos, mientras que la segunda busca realizar deducciones acerca de los datos obtenidos.

La estadística descriptiva es clave para que la inferencial pueda desarrollarse correctamente, puesto que la primera es la base para la segunda. Es decir, la estadística inferencial depende del trabajo realizado por la estadística descriptiva.

Ejemplos

La estadística inferencial se emplea en distintos ámbitos, como en los negocios o en las finanzas; además, también es de gran ayuda en el sector público. Algunos ejemplos de inferencia estadística son:

  • Los sondeos electorales que se realizan en la mayoría de países antes de las elecciones, los cuales permiten concluir quién es el político más con más opciones para llegar a un cargo público, el partido político más fuerte o las medidas más valoradas.
  • Los análisis de mercado que se realizan a través de las encuestas a pie de calle y que permite que las empresas conozcan los deseos y necesidades de las personas.