Saltar al contenido

Costos

Costo o coste es el valor económico que representa la fabricación de un bien o la prestación de un servicio.

Los costos son la cantidad económica de la suma de recursos y esfuerzos que se deben invertir para la producción de un bien o servicio. Es decir, el gasto que se realiza al producir alguna cosa; eso sí, sin incluir las ganancias.

Dentro de los costos no solo están incluidos los gastos de la materia prima, sino también el pago a trabajadores o servicios de marketing.

El costo de un bien o servicio está conformado por el gasto de la materia prima, el gasto de la mano de obra directa (la encargada de producir el producto), el gasto de la mano de obra indirecta (la encargada del funcionamiento de la empresa) y el costo de la maquinaria e instalaciones.

Tipos de costos

Los costos se clasifican según el enfoque y la manera en que la empresa los utilice. A continuación, los tipos de costos más frecuentes:

Costos según su identificación

  • Costos directos: Son los que se pueden identificar de una manera sencilla con el bien o servicio que la empresa otorga. Por ejemplo, la materia prima.
  • Costos indirectos: Son los que no es posible determinar a qué bien o servicio en concreto pertenecen. Lo más común es que su cantidad sí se conozca cuando se realiza un conjunto de procesos, pero no será con exactitud, puesto que estará referida a toda la empresa. Por ejemplo, los impuestos a la propiedad.

Costos según el área donde se producen

  • Costos de producción: Son los que se generan en el proceso productivo. Por ejemplo, la materia prima.
  • Costos de administración: Son los costos que se emplean en las áreas administrativas de la empresa. También son conocidos como gastos.
  • Costos de financiamiento: Son los que se generan cuando se hace uso del capital.
  • Costos de distribución: Son los que se emplean cuando el bien o servicio es llevado al consumidor final. Por ejemplo, el transporte.

Costos considerando el momento en que son calculados

  • Costos históricos: Son los costos que se generaron en el pasado de la empresa. Se recopilan en base a los procesos de producción.
  • Costos predeterminados: Son calculados de acuerdo a estadísticas. Frecuentemente se emplean para elaborar presupuestos.

Costos según el control de su consumo

  • Costos controlables: Son los que dependen de los objetivos que tenga la empresa. Por ejemplo, las comisiones por ventas.
  • Costos no controlables: Son los costos que la empresa no posee ninguna clase de autoridad para su control. Por ejemplo, los cargos fijos.

Costos según el tipo de desembolso

  • Costos desembolsables: Son los que implican una salida real de efectivo y siempre son monetarios. Este tipo de costos luego se convierten en históricos. Por ejemplo, la nómina de la mano de obra.
  • Costos de oportunidad: Son los que se generan luego de que la empresa opta por tomar una decisión y por lo tanto renuncia a otra. Además, no siempre representan dinero. Por ejemplo, una empresa tiene dos propuestas de distintos proveedores, por lo cual debe escoger la que más le convenga de acuerdo a sus beneficios.

Costos según la eliminación de actividades en la empresa

  • Costos evitables: Son los que están relacionados con un producto, servicio o departamento en específico de la empresa. En el caso de que alguno desaparezca, el costo también lo hará. Por ejemplo, una empresa debe despedir a los empleados de un departamento y terminar con el mismo porque sus costos representan una pérdida.
  • Costos inevitables: Al contrario de los costos evitables, los inevitables no van a desaparecer así el producto, servicio o departamento lo haga de la empresa. Por ejemplo, es posible que un departamento desaparezca de una empresa, pero los empleados pertenecientes a este no lo hacen, por lo cual sus sueldos continúan siendo costos.

Costos según el aumento o disminución de la actividad

  • Costos sumergidos: Son los que no se modifican a pesar de que la actividad de la empresa aumente o disminuya. Por ejemplo, el costo de depreciación de la maquinaria de la empresa.
  • Costos diferenciales: Son los que aumentan o disminuyen luego de un cambio de operación en la empresa. A su vez se dividen en costos decrementales, los cuales se generan cuando hay una reducción en el nivel de operación; y los incrementales, que se originan después de un aumento en el nivel de operación.

Costos según su importancia en las decisiones

  • Costos relevantes: Son los que es posible modificar al tomar las decisiones de la empresa. Por ejemplo, cuando una empresa abre un nuevo departamento, el costo de la mano de obra será relevante.
  • Costos no relevantes: Son los que no es posible su modificación y sin importar las decisiones de la empresa, permanecerán constantes. Por ejemplo, cuando una empresa abre un nuevo departamento y mantiene el mismo local, por lo cual el costo del local resulta ser irrelevante.

Costos según los resultados

  • Costos del producto: Son los que se identifican con el ingreso cuando son generados de forma directa. Por ejemplo, los costos de la mano de obra.
  • Costos del periodo: Son los que están relacionados con el tiempo, pero no con el bien o servicio en sí. Por ejemplo, los costos de mercadeo o los administrativos.

Costos según el volumen de producción

Es el tipo de clasificación más destacada, puesto que se puede emplear de diversas formas para analizar las finanzas de la empresa.

  • Costos fijos: Son los que siempre están presentes sin importar la producción o las ventas del producto. Por ejemplo, el salario de los trabajadores.
  • Costos variables: Son los que varían de acuerdo a la cantidad producida y las ventas. Por ejemplo, la materia prima.
  • Costos semivariables: Son los que están compuestos por una parte fija y otra variable. A pesar de tener una parte fija, dependen de la cantidad producida. Por ejemplo, los servicios públicos.
  • Costos escalonados: Son costos que permanecen constantes durante un tiempo, pero después crecen y vuelven a mantenerse fijos. Por ejemplo, el salario de un supervisor.
  • Costos mixtos: Son los que están compuestos por una parte fija básica y en base a eso empiezan a aumentar. Por ejemplo, comisiones a los vendedores.