Saltar al contenido

Activo

Un activo es un bien, derecho o recurso que posee una empresa y el cual es posible convertir en dinero u otras formas equivalentes.

Se conoce como activo al recurso con valor que una empresa o persona posee y su principal objetivo es obtener un beneficio, que, por lo general, es económico.

Los activos son del pasado, pero pueden llegar a generar grandes beneficios económicos para la empresa en el futuro, ya que es posible sacar un buen rendimiento a través de su utilización en el proceso productivo o bien mediante su venta.

Características de los activos

  • Los activos actuales se encuentran en efectivo y sus equivalentes. Es decir, el activo es más líquido e incluye dinero, cuentas de depósito e instrumentos negociables. Por ejemplo, cheques, giros bancarios, etc.
  • El valor del inventario de los activos que se refleja en el balance general es el costo histórico.
  • Los gastos pagados por anticipado en efectivo se clasifican como activos antes de ser consumidos o utilizados. Por ejemplo, los seguros.
  • Las cuentas por cobrar también se incluyen como activos.
  • Las inversiones a corto plazo son activos, ya que es posible que la empresa compre productos y los venda a corto plazo. Es por eso que se consideran también activos, puesto que le traerán beneficios a la empresa.

Tipos de activos

Los tipos de activos más frecuentes son:

Activo financiero

Es una clase en la que el comprador obtiene el beneficio de recibir ingresos adicionales en el futuro por parte del vendedor. Es decir, el comprador tendrá a su disposición los activos reales del emisor y se beneficiará del efectivo que los mismos generen. Un ejemplo de activo financiero son la mayoría de instrumentos de endeudamiento.

Activo corriente

Son los bienes y derechos que una empresa adquiere con el objetivo de mantenerlos durante menos de doce meses y luego convertirlos en dinero en efectivo. E este también se le conoce como activo circulante o líquido. Un ejemplo de activo corriente son los inventarios y también las inversiones a corto plazo.

Activo fijo

También son conocidos como activos no corrientes. Son los bienes y derechos adquiridos por parte de la empresa con el objetivo de mantenerlos por un tiempo superior a doce meses. Además, la empresa no los adquiere con la intención de venderlos, ya que son primordiales para el correcto funcionamiento de la empresa. Un ejemplo de activo fijo son los inmuebles, la maquinaria o el material de oficina.

Activo funcional

Este contribuye al proceso productivo de los bienes y servicios de la empresa. Eso estará ligado por completo a los objetivos de la misma.

Activo subyacente

Es la clase de activo que funciona como intercambio para obtener un activo derivado. Es decir, funciona como negociación. Un ejemplo de activo subyacente son los futuros, en los que el cliente tiene la posibilidad de vender un activo en cualquier momento a un precio establecido con antelación.

Activo intangible

Es el tipo de bien que no se puede percibir físicamente, es decir, inmaterial. Este tipo de activos tienen la posibilidad de beneficiar económicamente a la empresa de igual forma como lo haría un activo tangible. Un ejemplo de esto son los valores de las marcas o las patentes.

Activo diferido

Son costos que no son cobrados en el momento que se adquiere el bien, sino que se posponen para pagarlos en el futuro. De esa forma, la empresa se beneficia, por la tasa de interés. Un ejemplo de activo diferido son las reclamaciones tributarias, las cuales son diferidas en varias anualidades.

Activo a corto plazo

Son emitidos por parte de organizaciones privadas o públicas con el objetivo de beneficiarse financieramente de los inversionistas. Por lo cual, se puede concluir que son activos financieros a corto plazo. Un ejemplo de activo a corto plazo son los instrumentos de endeudamiento cuya duración es menor a doces meses.

Activo a largo plazo

Es el tipo de bien tangible que tiene un uso útil superior a doce meses y que es posible ser tocado, como los vehículos, metales preciosos o edificios. La empresa no suele revender los activos a largo plazo, puesto que son necesarios para el funcionamiento de la misma. Un ejemplo de activo a largo plazo son los bienes inmuebles.

Ejemplos de activos fijos

  • El equipo de oficina que una empresa adquiere para usar como medio de trabajo y no con el fin de venderlo.
  • Los derechos de patente son activos fijos y también intangibles, los cuales benefician a la empresa.
  • Los equipos de transporte, tales como camiones o vehículos empresariales, que son utilizados por parte de la empresa para distribuir y entregar sus productos.

Ejemplos de activos corrientes

  • El dinero de caja es el activo corriente más frecuente.
  • Al igual que el dinero de caja, el dinero en bancos es un activo corriente de gran liquidez para la empresa.
  • Los clientes de la empresa también hacen parte de los activos corrientes, ya que son una fuente de ganancia.

Activos depreciables

Conforme transcurre el tiempo, algunos activos de la empresa pueden perder valor económico. Esa pérdida de valor es conocida como depreciación y los activos como activos depreciables.

Todos los activos pertenecientes a la empresa no hacen parte de los activos depreciables, sino únicamente los activos fijos, ya que con el tiempo pueden perder valor en lugar de ganarlo. Un ejemplo claro de un activo depreciable es un automóvil, puesto que conforme pase cada año, se irá devaluando por el tiempo y kilometraje recorrido.