Saltar al contenido

Acreedor

Un acreedor es la persona o empresa que recibe un dinero adeudado por parte del deudor como consecuencia de la concesión de un bien o servicio.

Esta es la persona, ya sea física o jurídica, que ha otorgado un crédito o un bien material a otra persona, conocida como deudor.

El acreedor y el deudor pactan una fecha en la que será devuelto el crédito otorgado por un bien o servicio. Si el deudor no cumple con su obligación, el acreedor tiene derecho a reclamar un activo real (por ejemplo, un automóvil) o incluso demandar, en el caso de que exista un documento que compruebe el préstamo.

Características del acreedor

  • La relación entre el deudor y el acreedor es bastante similar a la que tienen un cliente y un proveedor, puesto que el deudor solicita un crédito como cliente y el acreedor lo aprueba, convirtiéndose en su proveedor.
  • La mayoría de acreedores realizan documentos al hacer el crédito para evitar que en el futuro haya problemas con el deudor.
  • La banca puede llegar a considerarse como acreedor, ya que también realizan préstamos y se ven beneficiados con ellos.

Derechos del acreedor

Al realizar un crédito, quien recibe el dinero adquiere algunos derechos. Los más comunes son:

  • Derecho a retener los bienes que hayan sido vinculados a la deuda.
  • Derecho de obligación de no utilizar el bien sin previamente haberlo autorizado el deudor.
  • Derecho a ejercer acciones reales sobre el bien.
  • Derecho a solicitar que la separación del patrimonio cuando el deudor se convierte en un heredero.
  • Derecho a adquirir el bien en caso de que el deudor no cumpla con la obligación pactada por ambas partes.

¿Cómo se benefician los acreedores?

Los acreedores se benefician con dinero al cobrar intereses sobre el crédito o bien material que se le ha otorgado al deudor. Por ejemplo, un acreedor le presta $10.000 a una persona, que lo pagará en un año y la tasa de interés será del 15%. Es decir, el acreedor ganaría $1.500 más el retorno del préstamo luego de que haya pasado un año. Aunque el pago puede depender de cómo lo hayan pactado las partes, ya sea quincenal, mensual, etc.

No obstante, los acreedores siempre asumen un riesgo al realizar un préstamo, por lo cual examinan minuciosamente el historial crediticio del deudor.

La tasa de interés puede variar de acuerdo a las calificaciones crediticias del solicitante, por lo que si el cliente posee bastantes calificaciones positivas, lo más probable es que la tasa de interés que se le cobre sea baja.

Tipos de acreedor

Los acreedores se pueden clasificar de dos formas: personales y reales.

Acreedor personal

Es la clase de acreedor que le otorga un crédito o un bien material a un familiar o un amigo.

En el caso de que no haya un documento que justifique la deuda, será ejecutable pero ante la ley no existe, por lo que no existe la posibilidad de emprender alguna acción legal en contra del moroso.

El problema con este tipo de acreedor es que puede ocasionar problemas en el futuro y arruinar las relaciones familiares o con las amistades, ya que no se suele realizar un documento entre ambas partes para prevenir inconvenientes.

Acreedor real

Es el tipo de acreedor que se encarga de realizar un documento para constatar el pacto hecho con el deudor. Este tiene la posibilidad de demandar al deudor si no cumple con los términos del contrato. En ese caso también es posible que el acreedor reclame un activo del deudor, como puede ser una casa o un automóvil.

Los acreedores personales y reales son los más comunes, pero a su vez se pueden clasificar en más clases, como el acreedor hipotecario o el hereditario. Asimismo, es posible clasificar a los acreedores según su preferencia para recibir el pago: Acreedores ordinarios, preferentes o privilegiados.

Por otro lado, los trabajadores también son acreedores de sus empresas, puesto que reciben un salario por realizar diversas tareas.

Clasificación contable de los acreedores

En la prestación contable, los acreedores se clasifican de acuerdo al plazo en el que vence la deuda, es decir:

  • Pasivos a corto plazo: Son acreedores considerados como actuales, puesto que el monto que han prestado vence en un plazo menor a doce meses.
  • Pasivos a largo plazo: Acreedores a largo plazo, ya que el monto que han prestado vence en un plazo mayor a doce meses.

Ejemplos de acreedor

El mejor ejemplo de un acreedor personal es cuando este es familiar del deudor y le realiza un préstamo sin necesidad de dejar constancia en un documento, pues confía en la honestidad de su pariente.

Por otra parte, el acreedor real puede ser un banco que le realiza un préstamo a una persona y se encarga de establecer los términos del contrato.